Como mandato de la Asamblea Nacional del Magisterio, donde se acordó que nuestro gremio docente será un actor activo y deliberante en el proceso constituyente que está en marcha, se consolida una suerte de bancada de profesoras y  profesores de distintos distritos del país, que se postulan a ocupar un lugar en la Convención Constitucional. Son candidaturas obviamente no neutrales, dispuestas no solo a encauzar las demandas cercanas como son las del área educación, sino también el conjunto de demandas sociales que nos lleven a construir un país muy distinto al que heredamos de la dictadura cívico militar y que al amparo de la Constitución ilegítima de 1980 y pese al cuestionamiento mayoritario del país, sigue hasta hoy vigente.

Por primera vez, las y los docentes junto al pueblo de Chile, tenemos la oportunidad de escribir democráticamente nuestra propia Constitución. Las y los profesores que sean electos el 11 de abril, al margen de sus normales diferencias, sus matices de pensamiento, estarán comprometidos con el Mandato del profesorado, en la dirección de impulsar una nueva Constitución que garantice derechos sociales, tales como el derecho a la educación, salud, vivienda, pensiones justas, medioambiente descontaminado, en definitiva, que en Chile la Constitución garantice una vida digna y sin discriminaciones para nuestro pueblo.

Las y los docentes, por formación, por experiencia, por el carácter social de nuestra noble labor, que nos permite conocer de cerca la realidad concreta y cotidiana de nuestra gente, tenemos las capacidades y lo más importante, la voluntad de impulsar los cambios profundos que necesitamos como sociedad.

Esperemos que cada una/o cuente con los votos y sean electos el próximo 11 de abril. El profesorado chileno tenemos una responsabilidad directa para el logro de esta meta. A informarse si hay un colega que se postule en el distrito donde les corresponde votar.

Compartir